el colegio remontival celebra estos días las ii jornadas sobre sensibilidad hacia la diferencia, centradas en la discapacidad

el Colegio Público Remontival de Estella celebra estos días las II Jornadas sobre sensibilidad hacia la diferencia, una experiencia que se inició el año pasado y que en esta edición, como novedad, se dividirá en dos bloques. El primero, del 17 al 28 de noviembre, está relacionado con la discapacidad y el segundo, que será en abril, con la cultura gitana.

El objetivo, como explicó Charo Zabalza, docente y coordinadora de la comisión organizadora, es que “los alumnos puedan convivir, entiendan y respeten las diferencias de las personas. Convivir con culturas diferentes o con personas con diferencias físicas o mentales puede ser algo que les enriquezca. Esta vez nos hemos centrado en la discapacidad como una diferencia, pero hay muchas más”.

Ayer presentaron las jornadas la directora, Enkarni Valencia; Marta Gaviria, en representación de la Apyma, que impulsa también estas jornadas; y Francisco Yoldi, coordinador de Bienestar Social del Ayuntamiento, que subvenciona la iniciativa con 2.203 euros. Zabalza explicó que en este primer bloque se busca que los alumnos “se pongan en la piel de personas con discapacidad”.

Los de Infantil se están acercando a la discapacidad visual, los de primero a la auditiva, los de segundo a las enfermedades raras, los de tercero a la discapacidad motora, los de cuarto al Síndrome Phelan Mc. Dermin, -que una alumna de ese curso padece esa enfermedad-, y los de quinto y sexto a las discapacidades mentales. “Así, los alumnos, en su escolarización, pueden ir conociendo todas”, resumió.

el programa En la práctica se han programado numerosas actividades. Así, por ejemplo, desde Creena (Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra) han formado al profesorado de Infantil para hacer talleres con los alumnos en los que estos se pongan en la piel de personas ciegas o con escasa visión. Para ello, han cedido, al igual que la ONCE, antifaces, bastones, juegos…, y se impulsa el conocimiento del braille.

Desde Asorna (Asociación de Personas Sordas de Navarra) se está poniendo en práctica su programa para contar cuentos en lengua de signos. “Son cuentos conocidos, para que los niños puedan empatizar. Y, al final, el objetivo es que puedan aprender algunas palabras en este lenguaje”. Para los alumnos de segundo, hay cuentacuentos con Inés Bengoa para acercar, mediante una técnica de teatro, las denominadas enfermedades raras.

Así mismo, para los alumnos de tercero hay un taller con dos fisioterapeutas que harán entender a los escolares las dificultades a las que se enfrenta una persona con discapacidad motriz. Para los de cuarto, una psicóloga impartirá una charla sobre el Síndrome de Phelan Mc. Dermin para que puedan conocer mejor esta enfermedad que afecta a una compañera. También se explicará cómo es la comunicación con ella, a través de pictogramas.

Los alumnos de quinto visitarán las instalaciones de Anfas y un socio les hará una visita guiada por Estella. Los de sexto, por su parte, conocerán el taller ocupacional que Tasubinsa tiene en Villatuerta. Paralelamente, algunos cursos trabajarán con cuentos en castellano y en euskera, y en Educación Física se trabaja estos días el deporte adaptado (con sillas de ruedas, antifaces, balones sonoros…) y la boccia, un deporte que practican personas con parálisis cerebral.

Así mismo, el día 26, a las 11.20 horas, el triatleta Iñaki Castañeda, que perdió sus piernas en un accidente, impartirá una charla narrando su experiencia como “ejemplo de lucha y superación”. Y, ya el día 27, actuarán por la mañana los coros Alaia de la ONCE y el Coro de Colores del Centro de Día de la Fundación Goienetxe, ambos de Gipuzkoa.

Estas dos actividades y la charla del Síndrome Phelan Mc. Dermin estarán abiertas a toda la comunidad educativa. Como colofón, el hall del centro acoge una exposición de pinturas realizada por los seis alumnos de las dos aulas alternativas de Remontival.

“En este centro partimos de una diversidad en cuanto a culturas, lenguas…, y la diferencia es relativamente cercana para los alumnos”, expuso Zabalza, “pero estas jornadas nos dan la oportunidad de poder escuchar a personas con discapacidad, aprender, respetar y fortalecer la empatía de los alumnos. Es importante el respeto a la diferencia para convivir”.

Yoldi dio la enhorabuena al centro y a la apyma por su especial “sensibilidad”, mientras que Zabalza expuso que las jornadas nacen con vocación de continuar cada año.

Diario de Noticias, jueves 20 de noviembre.