Desde hace seis años la Asociación Navarra de Autismo (ANA) organiza en el Colegio Jose María de Huarte de Pamplona una Escuela de verano a la que acuden casi ochenta chicos y chicas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) o con características similares, con edades comprendidas entre los 18 meses y los 21 años, además de sus hermanos y hermanas. En este verano 2018 24 niños, niñas y jóvenes con Autismo han sido becados por ANA para poder asistir.

El proyecto nació en 2012 debido a la necesidad de ofrecer una escuela estructurada durante los periodos no lectivos ya que está comprobado que resulta realmente beneficiosa para que los niños, niñas y jóvenes con Autismo continúen con una rutina específica con los apoyos necesarios (aulas estables con los apoyos visuales individualizados, número reducido de alumnos por aula y profesionales especializados) para mantener los avances conseguidos durante el curso escolar, no sufrir retrocesos y para poder llevar a cabo un aprendizaje de nuevas habilidades.

Tras intensas reuniones con el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, ANA consiguió que dicho departamento otorgara una partida presupuestaria destinada a las familias que inscribieran a su hijos/as en proyectos educativos durante el verano. Para optar a dicha ayuda las familias deben cumplir una serie de requisitos, entre ellos se encuentra; la “acreditación de la residencia efectiva del alumno o alumna en la Comunidad Foral de Navarra durante los dos años anteriores a la participación en la actividad educativa” o el hecho de que la ayuda va dirigida a “alumnos o alumnas en edad escolar” lo que hace que numerosas familias queden fuera de esta ayuda. En concreto,  siete familias en situación de exclusión social y 17 familias residentes fuera de Navarra no han podido acogerse a esta ayuda y ANA decidió conceder becas particulares a estas 24 familias para poder acceder a la Escuela, primando el interés de la persona con Autismo.

La cuantía de las becas otorgadas por ANA asciende a 30.000 euros y las familias colaboran con horas de voluntariado para contribuir a la filosofía de ANA, que además insiste en que la Escuela que organiza sea accesible a todos los niños, niñas y jóvenes que lo necesiten. ANA asume dicho coste gracias a los diferentes eventos solidarios que organiza a lo largo del año y para los que se pide colaboración a las familias, a las donaciones y a las aportaciones del resto de familias.

En la fotografía, varios de los niños con sus monitores en la Escuela

En la fotografía, varios de los niños con sus monitores en la Escuela

Desde el año pasado ANA está trabajando intensamente con el Departamento de Educación para que en años posteriores se tenga en cuenta a los casos que se encuentran una situación económica realmente complicada y que al no cumplir con un requisito se quedan exentas de optar a la ayuda y para que amplíen esta ayuda a los periodos vacacionales de Semana Santa y Navidad.

20 psicólogos y más de 150 voluntarios hacen posible este proyecto, cuya séptima edición ha contado con familias procedentes de más de 15 provincias españolas diferentes.

Fuente: Asociación ANA.