Cermi y Acime piden a Defensa que puedan tener facilidades para los ascensos y optar a los puestos de la Administración

Accidentes de tráfico, explosiones durante maniobras, acciones de guerra o terrorismo. Son muchas las circunstancias en las que un militar, por la naturaleza de su profesión, puede sufrir una minusvalía. La gran mayoría se ve obligados a dejar esa vocación que les movió desde jóvenes y afrontan un futuro incierto. Por este motivo, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y la Asociación Española de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad (Acime) reclaman que Defensa no olvide a los hombres y mujeres que, en cumplimiento del deber, resultaron heridos y sufrieron la merma de sus capacidades. Para ello han solicitado al Departamento que dirige Pedro Morenés que tenga presente la situación en que quedan estas personas a la hora de redactar el articulado de la reforma de la Ley de la Carrera Militar.

Y es que las asociaciones plantean, entre otras cuestiones que se reconozcan los ascensos congelados previos al retiro de los militares con una discapacidad sobrevenida en acto de servicio. No son pocos los accidentes que estos profesionales sufren a lo largo de su carrera, riesgos a los que se suman los inherentes de su profesión en misiones internacionales como las últimas en Afganistán, Líbano, la operación contra la piratería en aguas del océano Índico (Atalanta), apoyo a Malí o la República Centroafricana, entre otras, a las que se sumará próximamente de nuevo Irak.

En la Ley de la Carrera Militar de 2007 se incluyeron medidas reparadoras para los suboficiales, a los que se les reconocía el derecho a ascender a los empleos que legalmente les correspondían con las nuevas antigüedades. Además incluía a los oficiales en situación de retiro y a los suboficiales en las reserva, así como los de reserva transitoria. Sin embargo, tanto el Cermi como Acime coinciden en que la redacción de aquella ley lleva a “interpretaciones restrictivas y anómalas”.

Esto ha producido una “inequívoca discriminación directa y negativa” hacia aquellos suboficiales que no pudieron ascender a oficial “por tener congelados irregularmente los ascensos y pasaron a la situación de retiro por una discapacidad sobrevenida, la mayor parte de ellos, por heridas y lesiones en acto de servicio”.

Así pues, estos militares pasaron al retiro sin haber ascendido a los empleos que ahora se están reconociendo y de los que han quedado excluidos, cuando además, subrayan ambas entidades, “dichos ascensos no conllevan ningún perjuicio para terceros ni suponen ningún coste económico para el Estado”.

Lo mismo ocurre, según el Cermi y Acime, con las disposiciones que contemplan ascensos al pasar a la situación de reserva si se tienen cumplidas las condiciones. “Se olvidan de aquellos militares que teniendo cumplidas las condiciones, adquieren de manera súbita e inesperada una discapacidad y son retirados directamente sin pasar a la reserva”, lo que constituye “una clara discriminación que se debe corregir”, reclaman.

Por otra parte, también solicitan, con respecto a los ascensos honoríficos, que se modifique el artículo 24.2 de la Ley de Carrera Militar de 2007 “con una redacción más clara de forma que esta no pueda dar pie a interpretaciones restrictivas”.

Por último, denuncian la falta de oportunidades para el personal declarado útil con una discapacidad parcial, y proponen un modelo de unificación de la normativa “que contemple evaluaciones para ascensos, destinos, o formación, entre otros, para todos los ejércitos, cuerpos y escalas, sin penalizar esta discapacidad”.

Las graves lesiones que sufren los miembros de los Ejércitos y la Guardia Civil en muchas ocasione les impiden seguir la carrera militar, por ello se ha comenzado a estudiar la posibilidad de que el personal militar tenga preferencia en las plazas que se convoquen en las administración pública. Para no dejar cabos sueltos, ambas asociaciones piden al Ministerio de Defensa que esta materia quede plasmada en el anteproyecto de Ley de la Carrera Militar que actualmente elabora.

Diario de Navarra, lunes 10 de noviembre.