Las personas afectadas por enfermedades neuromusculares en Navarra formaron ayer, en el V Día Nacional de estas patologías, una cadena humana que rodeó el monumento al encierro de Carlos III.

El objetivo era “concienciar a la población sobre la necesidad” de que estas personas “se sientan queridas, respetadas, comprendidas e integradas en la sociedad”, según señaló la asociación Asnaen. La iniciativa culminó con un cartel con las fotografías de personas “tomadas de la mano” en distintas ciudades.

En España unas 60.000 personas conviven con enfermedades neuromusculares, varias decenas en Navarra según la asociación, quien registra un centenar de socios.

En el acto estuvieron el grupo de dulzaineros de la Casa de Castilla y León en Navarra y Javier Sobrino e Iñaki Narros, del Planasa Navarra.

Diario de Noticias, domingo 16 de noviembre.