Se reclama el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y niñas con discapacidad que dictan diversas Convenciones y Directrices Internacionales con la finalidad de conseguir la igualdad de oportunidades de género y el empoderamiento de estas mujeres

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) hace un llamamiento a todas las instituciones públicas, y a la sociedad en general, en el respeto y cumplimiento de los derechos de las mujeres y niñas con discapacidad.

Según un Informe publicado a 30 de diciembre de 2014 por la Subdirección General de Planificación, Ordenación y Evaluación del IMSERSO hay un total de 41.818 personas con discapacidad en Navarra, lo que representa un 6,49% de la población. Igualmente, el Plan Integral de Atención a las Persona con Discapacidad de Navarra (2010-2013) muestra que el 58.9% de personas con discapacidad son mujeres (24.630 en valores absolutos).

Si tenemos en cuenta los datos por la tipología de discapacidad que tienen las mujeres en Navarra encontramos que: 54.4% tienen discapacidad física, 16.9% sensorial, 11.7% intelectual, 16.9% enfermedad mental.

El Plan Integral de Atención a las Persona con Discapacidad de Navarra (2010-2013) recoge la constatación de diferentes foros sobre la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad que “produce una situación diferente y especial que es preciso conocer y reconocer para tenerlo en cuenta a la hora de planificar medidas y actuaciones que respondan a las necesidades de esa situación específica.” Asimismo, es importante reconocer el papel al colectivo de madres de niños y niñas con discapacidad ya que necesitan medidas específicas que faciliten la conciliación familiar-laboral. Y es que, son ellas las en la mayoría de los casos (82% de mujeres) ejercen el papel de cuidadoras de sus hijos/as, resultando incompatible con su acceso o mantenimiento en el mercado laboral debido a la falta de cobertura de servicios sociales de carácter conciliador. En la misma línea, sería necesario seguir favoreciendo medidas educativas y legales que propicien que sean los hombres los que se responsabilicen del cuidado de sus hijos/as y mayores con dependencia y/o discapacidad.

El CERMIN entiende que todavía queda mucho camino por recorrer para lograr la igualdad efectiva entre mujeres, considerando la doble discriminación que sufren las mujeres con discapacidad. Considera necesario aumentar la inclusión de la variable de género en los datos estadísticos con la finalidad de obtener un mejor diagnóstico que visibilice las necesidades reales que tienen las mujeres con discapacidad en todos los aspectos que influyen en su calidad de vida. Asimismo, defiende la necesidad de impulsar medidas de discriminación positiva para favorecer el acceso a ámbitos como el empleo o la educación o medidas específicas que den cobertura a las mujeres con discapacidad víctimas de la violencia machista.

CERMIN, viernes 6 de marzo.