Diez personas con discapacidad que trabajan o estudian cuentan con un asistente personal que les ayuda a llevar una vida autónoma en cuestiones cotidianas como los cuidados corporales, las tareas del hogar o el traslado y apoyo en sus centros de trabajo o estudios a través de un programa del Gobierno foral, que gestiona Cocemfe Navarra.

De ellas, siete son mujeres y tres hombres y tienen entre 30 y 45 años. Todos los participantes tienen una discapacidad física y su “común denominador” es que son personas que llevan “una vida activa”. Del total de participantes en el programa, el 70 por ciento está trabajando y el 30 por ciento restante o bien está cursando alguna formación o se encuentra en una situación de búsqueda activa de empleo.

Así lo ha dado a conocer la coordinadora de la oficina de vida independiente, Celina Domaica, en una rueda de prensa que ha ofrecido este lunes junto a la directora gerente de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas, Gemma Botín, en la que han estado acompañadas por Silvia Guerra, una persona con discapacidad beneficiaria de este programa, y Víctor Jiménez, uno de los asistentes personales.

El programa de apoyo a la vida independiente de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas se puso en marcha el pasado mes de agosto y en estos cuatro meses un total de 40 personas se han acercado para ser informadas de forma individualizada acerca de las características del servicio, de las cuales 10 ya cuentan con un asistente personal.

Un total de 14 asistentes personales, ocho mujeres y seis hombres, ya han sido contratados por Cocemfe para acompañar a las personas con discapacidad que participan en el programa ayudándoles a lograr “un mayor grado de independencia, autonomía, desarrollo personal y participación social en igualdad de oportunidades”.

Según ha precisado Domaica, el número de horas de asistencia personal asignadas y desarrolladas ha sido de un promedio de 80 horas mensuales por persona y el 50 por ciento de las personas beneficiarias han solicitado el servicio de la terapeuta ocupacional y han recibido ese acompañamiento de terapia.

Además, se ha creado una bolsa de asistentes personales ‘ad hoc’ para el programa que ya está formada por casi 80 personas inscritas. Ha explicado que hay dos perfiles entre los inscritos, uno de personas más jóvenes con estudios universitarios con poca experiencia en atención a las personas con discapacidad pero “muy cerca de la sensibilidad de la vida independiente”; y otro perfil de personas de mayor edad, entre 35 y 55, con estudios sociosanitarios de grado medio o certificado de profesionalidad y en general con experiencia profesional.

BENEFICIOS DE LA INICIATIVA

Tanto Silvia Guerra como Ana Artázcoz, ambas beneficiarias del programa, han puesto en valor los beneficios que conlleva esta iniciativa para sus vidas, un programa que les ha ayudado a “quitar mucha carga” a sus familias. “Era una de las cosas que peor llevaba porque al final las relaciones familiares se estropean mucho”, ha explicado Silvia Guerra, que padece una lesión medular derivada de un accidente que sufrió a los 21 años.

“Siempre he sido una persona muy inquieta, activa y espontánea pero de repente todo aquello se me cortó. Lo más horrible que te puede pasar es saber que tienes que quitar tiempo a los demás para hacer tu vida. Te sientes muy egoísta”, ha relatado Guerra, que ha destacado que este programa les ha permitido “gestionar nuestro propio tiempo”. “Contar con los asistentes te hace levantarte de otra manera, es un desahogo de cabeza”, ha resaltado.

Por todo esto, Silvia Guerra ha pedido que este programa, que se configuró como una experiencia piloto, continúe en el tiempo y sea “firme” para que “podamos seguir viviendo nuestra vida”.

Ante esta solicitud, la directora gerente de la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas, Gemma Botín, ha explicado que en 2015 va a volver a salir “la misma subvención para la contratación de asistente personal” porque “nuestro objetivo es favorecer la vida autónoma de las personas”.

“Este es un programa que nos empeñamos en poner en marcha y fue como un proyecto piloto por dos razones, primero porque no teníamos presupuesto en ese momento y lo tuvimos que hacer a través de una subvención del 0,7, y por otro lado, porque esto es algo nuevo y no sabíamos el resultado que iba a tener”, ha señalado.

En este sentido, ha remarcado que durante este año se ha visto que el programa “ha dado muy buen resultado” y, por ello, al contar con presupuestos prorrogados, “no hay otra opción que volver a sacarlo con una convocatoria anticipada” que esperan “se resuelva lo antes posible y no haya un corte en 2015”, año en el que se destinarán 90.000 euros.

Según ha indicado, a futuro se prevé que este programa sea una prestación garantizada, con lo cual, “se dejaría cubierta por parte del Gobierno de Navarra”. En principio, la fase piloto ha sido gratuita, si bien cuando sea una prestación garantizada “va a tener un copago”.

“La idea de este año 2015 es poner una parte de copago pensando en que a futuro lo va a tener. Este año servirá para ver cómo funciona con cierto copago para ir acercándonos a lo que pueda ser la futura realidad”, ha detallado Botín, que ha explicado que prevén fijar unas horas gratuitas y una vez que se excedan aplicar el copago.

Las personas interesadas en beneficiarse de este programa deben dirigirse a la oficina de vida independiente que gestiona Cocemfe. Para ello pueden llamar a los teléfonos 606 073 743 (para la Comarca de Pamplona y la zona norte de Navarra) y 645 756 806 (para la zona de la Ribera) o escribir un correo electrónico a la dirección vidaindependiente@cocemfenavarra.es.

Diario de Noticias, lunes 15 de diciembre.