Para Javier Miranda (Cormin), la ley de la dependencia se vendió como una conquista social pero su aplicación ha sido decepcionante

El Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra (Cormin), constituido en el año 2001 realiza desde su fundación una amplia cruzada en favor de los derechos de las personas con discapacidad y en esta ocasión se ha sumado a la convocatoria de la Plataforma de Mayores frente a la crisis para seguir defendiendo sus derechos. “La ley de dependencia se nos vendió como una conquista social, pero su aplicación ha sido decepcionante”, aseguró ayer Javier Miranda, presidente del Cormin, quien destacó que “la discapacidad tiene una parte de dependencia, pero nosotros luchamos, además, para no llegar a la situación de dependientes y lograr las más altas cotas de autonomía”.

Su cruzada en este momento es lograr las 500.000 firmas que necesitan para presentar una Iniciativa Legislativa Popular impulsada a nivel estatal desde el Cermi que tiene como objetivo, precisamente, modificar la Ley de Promoción de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia vigente desde 2007 y establecer criterios justos de copago que no expulsen a las personas en situación de dependencia de la protección social.

Se trata de lograr que la ley “atienda la diversidad de la discapacidad mediante una regulación común a todos los ciudadanos, mediante el instrumento legal adecuado, desarrollando un modelo flexible y sensible a la realidad de las personas y las familias con discapacidad”, indicó Javier Miranda quien avanzó que en la jornada del jueves insistirán en esta iniciativa.

“Pedimos la exención del copago a quienes perciban menos de 1.331 euros mensuales”

Javier Miranda

Presidente del Cormin

“Solo el 20% de las personas con discapacidad tienen reconocida dependencia”

JAVIER MIRANDA

copago, centro de la movilización “La ILP -añadió Miranda leyendo el manifiesto que defiende el Cormin- podría ir sobre muchos aspectos de la Ley de Autonomía Personal y Dependencia pero lo hemos querido centrar en un único punto, que quizás es el que más rechazo y el que más insatisfacciones está produciendo, que es el copago”.

Y es que el Cormin quiere que la ley concrete cuales son las reglas del copago, porque “con la excusa de la crisis se ha utilizado para imponer una aportación económica absolutamente inasumible”, asegura Miranda. “Aceptamos el copago pero con unas reglas justas, con un máximo exento, en el que personas con una capacidad económica que no supere en 2,5 veces el Iprem (532,51 euros mensuales) no paguen nada, y con unos criterios iguales para todo el Estado. Según indica el Cormin, Madrid, Aragón y Extremadura no tienen copago para personas con discapacidad pero sí para mayores. En concreto, la propuesta del Cermi incluye medidas como “la exención del copago a quienes perciban menos de 1.331 euros, tal y como queda dicho, o fijar una aportación máxima por persona que no sea superior al 60% o lo que es lo mismo que “se garantice a la persona en situación de dependencia una cantidad para destinar a gastos personales que no sea inferior al 40% de su capacidad económica”.

Javier Miranda asegura que “el copago es confiscatorio y perverso, porque si no tienes dinero para asumir el coste del servicio te ves expulsado”. En su opinión es un mecanismo injusto que está forzando a personas dependientes a salir del sistema. El Cormin denuncia que la ley de la dependencia se vendió “como una gran conquista social, “pero luego hemos visto que no, que incluso ha empeorado en lugar de avanzar sobre todo por el impacto brutal de la crisis y por las políticas de austeridad que han aplicado todas las administraciones cebándose con los más desfavorecidos”.

Javier Miranda destacó que solo el 20% de las personas con discapacidad reconocidas oficialmente tiene su vez reconocimiento oficial de dependencia, el 80% restante no tiene dependencia ni la va a tener. “En alguna medida, el sistema de dependencia ha perjudicado a las personas con discapacidad porque se ha vestido a un santo, que era el de la discapacidad, pero no se ha vestido al otro, el de la dependencia. Se han quitado recursos, inversiones, y se ha introducido copago donde no había. Por eso en algunos casos se ha retrocedido”.

Diario de Noticias, martes 10 de febrero.