Asegura que la ordenanza recoge que “con carácter general todo establecimiento (de hostelería) deberá contar con al menos un aseo”, lo que podría suponer un riesgo objetivo para que existan establecimientos que no dispongan de aseo accesible.

El Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra (CORMIN) ha alertado este viernes sobre las posibles consecuencias negativas que la modificación de la ordenanza de higiene alimentaria del Ayuntamiento de Pamplona en materia de accesibilidad universal, ya que “la vía pública y determinados establecimientos comerciales podrían convertirse en entornos no inclusivos”.

La aprobación de las modificaciones de la ordenanza mencionada, afecta, en materia de accesibilidad, a los artículos 10 bis y 46.1. El primero de ellos permite que “los establecimientos de frutas y verduras podrán exponer sus productos fuera de la sala de ventas”, es decir, en la vía pública.

En cuanto al segundo artículo, recoge que “con carácter general todo establecimiento deberá contar con al menos un aseo”.

Para el CORMIN, estas circunstancias suponen, por un lado, un incremento significativo de los obstáculos que inciden directamente en la deambulación de las personas con discapacidad visual en la vía pública, y por otro, un riesgo objetivo de que existan establecimientos que no dispongan de aseo accesible.

Por ello, el CORMIN exige al consistorio que articule instrumentos para que, en la práctica, las modificaciones aprobadas en la ordenanza no supongan un retroceso en el grado de accesibilidad tanto en la vía pública como en los establecimientos de Pamplona.

En esta línea, recuerda que la ordenanza deberá estar sometida a lo que, en la materia, determinan tanto la orden VIV/561 como el Código Técnico de Edificación, y subraya que en el caso de que se autorice la apertura de establecimientos con un solo aseo, éste deberá ser inexcusablemente accesible.

CORMIN, viernes 29 de agosto.