El manifiesto urge al Ministerio de Sanidad a la elaboración de una macroencuesta sobre la violencia de género contra las mujeres y niñas con discapacidad. En su manifiesto, elaborado con motivo del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer, el CERMI conmemora el décimo aniversario de la ley contra la violencia de género. También pide al Ministerio que aplique el contenido de la resolución sobre derechos humanos de la ONU.

El Comité de Representantes de Personas con discapacidad de Navarra (CORMIN) se adscribe al manifiesto del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ‘Por una sociedad libre de violencia, explotación y abuso de las mujeres y niñas con discapacidad’.

El manifiesto, redactado por el CERMI y suscrito por el CORMIN, urge al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a la elaboración de una macroencuesta sobre la violencia de género contra las mujeres y niñas con discapacidad que permita valorar las actuales medidas para la protección y recuperación de las víctimas.

En el manifiesto ‘Por una sociedad libre de violencia, explotación y abuso de las mujeres y niñas con discapacidad’, el CERMI señala que esta petición se debe al “olvido insistente” de la discapacidad en todos los estudios estadísticos que se desarrollan sobre la violencia de género.

A su vez, la organización conmemora el décimo aniversario de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que considera un “instrumento indispensable” para avanzar en la conquista de los derechos humanos y libertades fundamentales de de todas las mujeres y niñas de España.

No obstante, pese a los avances logrados en estos últimos diez años, el Comité denuncia en su Manifiesto, la persistencia de incumplimientos de algunas disposiciones de la legislación vigente que provocan la falta de atención adecuada para las mujeres y niñas con discapacidad en lo relativo a la prevención, atención y recuperación de las víctimas.

De la misma manera, la organización denuncia la ausencia de la adecuada consideración de la violencia psicológica como posible desencadenante de discapacidades psicosociales, ya que estas, generalmente, no se reconocen o se tardan en reconocer agravando consecuentemente la condición de la mujer.

Por todo lo expuesto, el CERMI apremia al Ministerio de Sanidad a implementar, también, las recomendaciones formuladas por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en su estudio temático sobre la violencia contra el colectivo de mujeres y niñas con discapacidad.

Así, considera preciso adoptar un enfoque de dos vías para tratar el problema de la violencia contra las mujeres y las niñas con discapacidad, de forma que se diseñen y apliquen programas para prevenir la violencia contra las mujeres y garantizarles acceso a la justicia, así como medidas de protección y servicios de asistencia jurídica, social y médica, velando por que se incluya a las mujeres y las niñas con discapacidad de modo que tengan acceso a ellos. Por otra parte, solicita que los programas específicos y las estrategias destinadas a las mujeres y las niñas con discapacidad se apliquen de conformidad con las normas internacionales.

Por ello, destaca la necesidad de que estas políticas y programas se elaboren en estrecha relación con miembros del colectivo afectado y con las organizaciones representativas de la discapacidad para asegurar que se satisfacen las necesidades del colectivo.

Entre estas necesidades, el CERMI destaca la elaboración de programas de toma de conciencia para modificar la percepción de la sociedad con respecto a las personas con discapacidad, la revisión o modificación de las normativas para se tengan en cuenta las formas específicas de violencia de género que experimentan las mujeres y niñas con discapacidad y garantizar que los servicios y programas creados para la protección contra la violencia de género sean accesibles para las víctimas con discapacidad.

Además, el CERMI también demanda la prohibición por ley de la esterilización forzada de niños y adultos por motivos de discapacidad, protegiendo el derecho a consentimiento libre, previo e informado.

Las entidades del CERMI prestarán su apoyo para hacer accesible en distintos formatos su manifiesto que, de momento, está disponible, en lectura fácil, braille y lengua de signos.

CORMIN, martes 25 de noviembre.