Se formarán aproximadamente 100 conductores/as en la interacción de personas con discapacidad

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra-Nafarroa (CERMIN) imparte un curso de atención al cliente dirigido al personal de conducción de autobuses del Trasporte Urbano Comarcal- Eskualdeko Hiri Garraioa (TCC) de la comarca de Pamplona.

En la rueda de prensa, convocada hoy martes día 12 de mayo a las 11.00 horas, en la sala de reuniones de la Delegación Territorial de la ONCE (C/ Aralar nº 3, entreplanta), han intervenido Mari Luz Sanz (Presidenta del CERMIN), Valentín Fortún (Secretario del CERMIN y coordinador del grupo de accesibilidad del CERMIN) y Ramón Palau (gerente de TCC).

El tema central ha sido la colaboración del CERMIN con TCC para la impartición del “Módulo de accesibilidad para la mejora de la interacción con las personas con discapacidad” que forma parte de un curso de atención al cliente que se imparte para los/as conductores/as del trasporte urbano. La formación se realizará durante los meses de mayo y junio y se dirigirá a grupos de 20 personas llegando a formar a 100 conductores/as aproximadamente.

Esta actividad se enmarca dentro de las acciones de sensibilización que realiza el CERMIN en la sociedad para promover un tratamiento social adecuado y digno de las diferentes discapacidades y de su imagen con el fin de conseguir una sociedad más inclusiva. El curso, basado en el “Manual de buenas prácticas para personas con discapacidad” que editó el CERMIN en el año 2013 en colaboración de la ANAP y el Ayuntamiento de Pamplona, tiene como finalidad hacer una serie de recomendaciones con las que orientar y asesorar a los/as conductores/as en actitudes que garanticen el acceso al trasporte público de quienes presentan alguna necesidad específica que atender.

Tal como rigen la Directiva Europea 2000/78/CE sobre ajustes razonables y la Ley foral 5/2010, de 6 de abril, de accesibilidad universal y diseño para todas las personas, las personas con discapacidad pueden precisar adaptaciones o adecuaciones específicas del entorno para hacer posible el acceso o el ejercicio efectivo de sus derechos, más allá de las obligaciones generales de no discriminación, accesibilidad universal y diseño para todas las personas, todo ello con el fin de situarlos en una posición de igualdad análoga a los restantes miembros de la comunidad. Mas no todas esas eventuales adaptaciones terminan siendo jurídicamente obligatorias, por más justas que puedan parecer, sino únicamente aquellas que sean razonables. Y, es que, el acceso de algunas personas a determinados entornos, bienes o servicios que deben de estar a su disposición, supone la necesidad de contemplar aspectos importantes de los mismos con el fin de garantizar su participación en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía. Las necesidades de accesibilidad son distintas en cada persona y en gran medida éstas vienen determinadas por el contexto al que se pretende acceder o comunicar. Consecuentemente, desde el CERMIN se valora muy positivamente esta acción conjunta con TCC ya que posibilita la trasmisión directa de las necesidades del colectivo con discapacidad en lo que respecta al trasporte urbano comarcal. Es una forma de mejorar en la atención directa del colectivo, pero también en proponer medidas a nivel de infraestructura que mejoren la accesibilidad del colectivo.

Por último, se han destacado algunas premisas que se trabajarán en el curso: “Prestar atención a la persona, no a la discapacidad”, “Hablar directamente a la persona con discapacidad, no a su acompañante” y “Tratar a los/as adultos/as como adultos/as, no caer en paternalismos”.

CERMIN, martes 12 de mayo.