Pide que la “obsoleta” oferta de la Administración se adecue a las necesidades

La Asociación Síndrome de Down de Navarra pretende crear “un Servicio de Promoción de la Autonomía Personal (Sepap)” que aglutine todas las prestaciones que necesitan estas personas, independientemente de la edad que tengan, indicó ayer la vicepresidenta de este colectivo, María José Leoz. Constituye, según explicó, “un modelo de intervención pionero en nuestra comunidad que surge de la necesidad del colectivo de personas con Síndrome de Down en función de las nuevas formas de conceptualizar la discapacidad, de considerar las opiniones de los propios jóvenes afectados, de sus familias y de los profesionales de la asociación”. Un SEPAP que, como recalcó, sea “impulsor de la autonomía; compensador y complemento del sistema educativo; y lugar de indagación e impulsor de nuevas fórmulas de intervención”.

La asociación, que cuenta actualmente con 160 socios, celebra entre hoy y mañana su 25º aniversario con las jornadas Trabajando por la igualdad desde la diferencia. Una cita que contará con la presencia de “expertos de primera línea en el mundo de la discapacidad y, en concreto, del Síndrome de Down” y que quieren aprovechar para superar “el momento crítico que vive la asociación”, porque, como apuntó su vicepresidenta, “tenemos que dar un cambio, nuestros usuarios van cumpliendo años y tenemos que pensar en servicios adecuados para ellos en el tiempo actual y a futuro, los locales no son accesibles…”.

En esta línea, sostuvo que los sistemas que les ofrece la Administración pública “están obsoletos para ellos. La oferta no está adecuada a las necesidades actuales de las personas con Síndrome de Down” y, de hecho, apuntó que “a los jóvenes de más de 20 años, cuando terminan su formación educativa, la Administración sólo les ofrece un centro especial de empleo o un centro ocupacional”, cuando tienen constatado que quieren seguir formándose, acceder a un trabajo en la empresa ordinaria, tener una vida independiente… Por ello, reclaman que los servicios se adecuen a la realidad.

Así, desde la asociación, que apuesta por la inclusión educativa, laboral y social plena, han iniciado el estudio para poner en marcha este SEPAP, si bien todavía tienen que buscar financiación y un local. Para avanzar en la transformación que quieren llevar a cabo, Pedro Martínez López, pionero en la implantación de este servicio en el Estado, les explicará su experiencia como director gerente del SEPAP de Fundown Murcia. Posteriormente, Fernando Bellver Silvan, con una larga trayectoria para que “personas con discapacidad puedan trabajar en empresas ordinarias”, hablará sobre la inclusión. Hoy, en cambio, abordarán cuestiones educativas y de investigación. Ignacio Calderón, doctor en Pedagogía de la Universidad de Málaga, se centrará en “las familias, entidades y escuelas en el proceso de inclusión educativa” y Jesús Florez Beledo, catedrático de Farmacología, profundizará, entre otras cuestiones, en los beneficios que produce “el té verde, y en los estudios que actualmente se están realizando y que muestran una mejora en las funciones cognitivas de las personas con Síndrome de Down”, explicó Leoz.

la familia A su juicio, “la familia sigue siendo el pilar fundamental para las personas con Síndrome de Down”, siendo el movimiento asociativo “fundamental”. No obstante, en este cuarto de siglo hay cosas que han cambiado en positivo: “Están en todos los ámbitos, son visibles, están integrados en las escuelas, se ha conseguido que entren en el mundo laboral ordinario, que vivan en pisos de manera independiente y, en definitiva, que cumplan sus sueños”.

Paralelamente, han organizado un taller en el que participarán Aldapa, grupo de autogestores de la asociación, y Gure Nahia, colectivo homólogo de Bilbao. Se trata de “grupos de autoayuda -formados por personas con Síndrome de Down jóvenes y adultas- para aprender a organizarse su propia vida; que sean los gestores de su vida”, explicó Araceli Echaide, coordinadora del proyecto de formación e integración laboral. En reuniones semanales hablan de los temas que les preocupan, como la vida independiente o el tiempo libre. Un trabajo que realizarán juntos hoy y mañana y cuyas conclusiones expondrán al finalizar las jornadas. “Que nos digan qué quieren para su futuro, que a veces nos sorprenden. Ahora saben lo que quieren y deciden; las familias tenemos que abrir puertas para que puedan seguir decidiendo y tomen las riendas de su propia vida”, concluyó Leoz.

Diario de Noticias, viernes 29 de mayo de 2015.