Después de once años de búsqueda de apoyo insitucional, el local se abre con medios propios

Era una vieja aspiración que el viernes se vio cumplida. La delegación de Estella de Anasaps, Asociación Navarra para la Salud Mental, inauguró con asistencia multitudinaria su nueva sede en la calle de María de Maeztu, un local nuevo de 60 m2. La presidenta de Anasaps Navarra, Esperanza Ibiricu Monge, acudió a un acto que contó con todo el personal técnico de la sede: Nerea Acebedo García (atención directa), Leyre Echeverría (programa Eisoc) y Ainhoa Elía Ruiz (programa de ocio).

Dos de los usuarios, Merche Michelena Moreno y Miguel Ángel Maeztu, se dirigieron también a los presentes para recordar los hitos de Anasaps en sus once años de historia en Estella. El acto incluyó la intervención musical del grupo de guitarras Agua Salada y la presencia de dos concejales, Ricardo Gómez de Segura e Iñaki Astarriaga.

La llegada de Anasaps a Estella hace once años supuso el establecimiento por primera vez de servicios a pacientes de enfermedad mental y sus familiares que anteriormente no existían en la merindad. Hoy, con 83 socios (41 usuarios, 22 familiares y 17 colaboradores) ofrece atención directa, el programa ‘Eisoc’ (apoyo social a personas con trastorno grave), ocio, vacaciones y sensibilización. También esta asociación ha contribuido a la creación de recursos importantes como un centro de rehabillitación psicosocial (CPRS) en Ordoiz.

Pero la crisis había impedido hasta ahora abordar el cambio de sede por el recorte de subvenciones y que también supuso una reducción del horario, que actualmente es los martes de 11.30 a 13.30 y de 16 a 19 horas, los miércoles de 15.30 a 19 horas, los jueves de 11 a 12 y de 15 a 19 horas y los viernes de 11 a 14 y de 16 a 19.

Aunque los asistentes se felicitaron por el nuevo espacio, que responde mejor a las necesidades de usuarios y profesionales, tampoco faltaron críticas a algunas instituciones. La primera al Ayuntamiento de Estella, que no respondió a la solicitud de un local público, una solución que se intentó durante años. La segunda fue para el Gobierno de Navarra por la paralización definitiva en 2010 de la residencia hogar que se había previsto en el edificio del hospital viejo de Estella. “Hay personas que requieren ingreso y apenas hay recursos. Solo está la residencia Félix Garrido en Sarriguren, con 26 plazas para toda Navarra”, explicó Juan Berasain, delegado de Anasaps en Estella.

Diario de Navarra, lunes 23 de marzo.