El jueves 15 de enero iniciarán en el Hospital de Navarra una recogida de firmas para luchar por sus derechos

La Asociación de Fibromialgia, Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Multiple de Navarra AFINA recogerá en la Comunidad foral, en unión con entidades similares de otras autonomías y la Asociación de Fibromialgia Unión y Fuerza, firmas para llevar al Congreso una Iniciativa Legislativa Popular que permita su “equiparación con el resto de enfermos crónicos y personas con discapacidad”.

Por eso, este jueves 15 de enero, iniciarán en el Hospital de Navarra, frente a Consultas Externas, una campaña de recogida de firmas, según informó la asociación en una nota.

Los miembros de AFINA promueven una iniciativa legislativa que “mejore” su “protección sanitaria, sociolaboral y económica” y que les permita “vivir con dignidad”.

La agrupación destacó que “la fibromialgia, que provoca un dolor crónico y generalizado y el Síndrome de fatiga crónica, un cansancio físico y mental que no cesa con el reposo, afecta al tres por ciento de la población navarra”.

El presidente de AFINA, Jokin Espinazo, explicó que estas personas “se enfrentan cada día a una sintomatología que, en casos más graves, merman de forma grave su vida habitual y les impiden realizar tareas cotidianas como levantar una taza de café y mucho menos trabajar”.

“Lo que más duele es la incomprensión que padece el colectivo a la hora de reclamar sus derechos como enfermos crónicos”, aseguró Espinazo, que indicó que, “como la enfermedad no hace mella en tu aspecto físico de forma visible, parece que hay que demostrar ante todas las instancias que tus síntomas son reales”.

El presidente de AFINA reivindicó que “la Seguridad Social reconozca de una vez por todas estas enfermedades como invalidantes y las incluyan en los baremos de incapacidad, como un primer paso para que todas las personas que sufrimos día a día podamos tener una mejor calidad de vida”.

Además de estas medidas, reclaman “reformas jurídicas para reconocer estas enfermedades tanto a la hora de recibir el certificado de minusvalía, incapacidad o recibir ayudas a la dependencia en aquellos casos que demuestren una mayor afectación y necesidad de ayuda domiciliaria”.

EN EL ÁMBITO LABORAL

En el ámbito sociolaboral, la iniciativa demanda que “se facilite el trabajo de estas personas a través de adaptaciones al puesto”, así como que “se concedan las bajas laborales necesarias para permitir su reinserción laboral”. En caso de que no tenga capacidad para desarrollar una vida laboral, piden que “pueda recibir la declaración de invalidez sin necesidad de acudir a los tribunales de justicia”.

Espinazo destacó que “muchos pacientes son relativamente jóvenes y no han tenido tiempo de cotizar”. Por este motivo, exigió “establecer medios para que puedan percibir unos recursos mínimos que les permitan tener una vida digna y los cuidados necesarios”.

Por último, AFINA, junto con la asociación Fibromialgia Unión y Fuerza y el resto de entidades, reclama con la recogida de firmas “unidades mulidisciplinares en la red sanitaria, fondos públicos para la investigación y estudios epidemiológicos actualizados sobre estas patologías”.

“Queremos que de una vez por todas se nos apliquen los mismos criterios sociales, laborales y asistenciales que cualquier otro colectivo de enfermos crónicos y que todas las instituciones públicas promuevan los medios adecuados para mejorar nuestra calidad de vida”, concluyó Espinazo.

Diario de Navarra, martes 13 de enero.