• Impulsada por AFINA, asociación navarra de Fibromialgia, SFC y SSQM, esta iniciativa “pionera en todo el Estado” arranca para personas con discapacidad y enfermedades crónicas de la Comarca de Pamplona. 
  • “Queremos mejorar la salud de los pacientes más vulnerables y, de paso, mejorar la salud de nuestro medio ambiente, apostando por una producción ecológica y un consumo sostenible”. 

Salud y alimentación van de la mano. Bajo esta premisa, pacientes crónicos y productores ecológicos se han unido para lanzar la Cesta Saludable, dirigida a prevenir y mejorar la salud de las personas más vulnerables a través de la distribución semanal a domicilio de una selección de alimentos libres de químicos y a precios sociales.

Impulsada por AFINA (Asociación Navarra de fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y SSQM), esta iniciativa pionera en el Estado, se ofrecerá en la cuenca de Pamplona a personas con estas patologías, si bien se espera ampliar este servicio al conjunto de personas con discapacidad y posteriormente a cualquier persona que quiera llevar una alimentación ecológica y saludable para prevenir futuras enfermedades.

“Queremos que todas las personas con discapacidad de Pamplona y comarca puedan acceder a productos que mejoren su calidad de vida sin que el dinero o la movilidad sean obstáculos insuperables, en especial personas con discapacidades orgánicas por la estrecha relación entre salud y alimentación,”, explica Jokin Espinazo, presidente de AFINA, quien destaca que esta Cesta Saludable “no sólo mejorará la salud de los pacientes más vulnerables, sino la propia salud de nuestro medio ambiente, apostando por una producción y un consumo ecológico, cercano y sostenible”

La Cesta Saludable, que ya se puede solicitar a través de la web www.cestasaludable.org, se ha presentado hoy en Pamplona con una nutrida presencia del sector productor, con  representantes de Ekoalde, CEPAEN, del sector de la discapacidad, con representantes de CERMIN y COCEMFE, y del sector social, con entidades como Gure Sustraiak, además de la nutricionista y colaboradora de AFINA Amaia Flores. Todos ellos apostaron en distintas intervenciones por la alimentación saludable como “una herramienta o terapia más” para mantener o mejorar nuestra salud.

En este sentido, Espinazo ha subrayado el derecho de todas las personas, especialmente quienes tienen una salud más vulnerable, “a mejorar su salud en todo lo posible y prevenir problemas futuros relacionados con la alimentación”. Sin embargo, el limitado poder adquisitivo de las personas con discapacidad y enfermedades crónicas, “generalmente con mayores gastos y menores ingresos que el resto”, y su dificultad para desplazarse hasta los puntos de venta y cargar peso hasta el domicilio dificultan su acceso a alimentos ecológicos y libres de químicos. Para vencer estos obstáculos, la Cesta saludable ofrecerá productos ecológicos de temporada como frutas, verduras… directamente del productor y a “precios asequibles”, contando con una red de distribución para llevarlas al domicilio de cada persona.

“La cesta facilitará el acceso y el suministro de este tipo de productos al conjunto de personas afectadas de Fibromialgia, Síndrome Fatiga Crónica y SSQM, así como al resto de personas con discapacidad orgánica e inmune, y discapacidad en general”, explica Espinazo, quien califica esta Cesta como “la semilla de un proyecto vivo y en crecimiento”, que se inicia “con los pacientes más vulnerables” y podrá incrementar de forma paulatina catálogo y destinatarios “siempre dentro de los límites de una producción sostenible”.

Beneficios testados “en primera persona”

Pese a tratarse de “una iniciativa única en el Estado”, la Cesta saludable nace tras el éxito de iniciativas similares en países como Canadá o Corea del Sur, y tras testar durante años los beneficios de la alimentación ecológica en los propios pacientes de la asociación a través de cestas ecológicas a pequeña escala.

“Los estudios coinciden en el papel de la alimentación en mejorar la salud y prevenir enfermedades. Pero en AFINA lo hemos vivido en primera persona, comprobando como mejoraba el dolor, la recuperación y el descanso en personas con Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Síndrome Químico Múltiple”, explica Espinazo, quien también pone “esta nueva herramienta terapéutica” a disposición de las entidades que trabajan con personas con discapacidad.

La Cesta, que nace de la colaboración necesaria entre AFINA y Ekoalde (Agrupación de productores/as y elaboradores/as de alimentos ecológicos de Navarra), se completa con charlas periódicas sobre la influencia de la nutrición en la salud y consejos para mantener las máximas propiedades de los alimentos, tratándose de “un proyecto sin ánimo de lucro que revertirá en los propios pacientes”. “El objetivo es conseguir una cesta saludable accesible para toda persona que lo necesite, pero si se obtiene algún tipo de beneficio irá dirigido íntegramente a poner en marcha programas que mejoren la autonomía de las personas con estas patologías

Fuente: COCEMFE Navarra