• Así lo apuntó la presidenta de la entidad, Concha Díaz, durante el III Foro Social de Mujeres y Niñas con Discapacidad, que se celebra en Pamplona y que ha sido organizado por CERMI mujeres y CERMI Navarra
  • La primera parte de la mañana incluyó, tras la apertura, los testimonios de una mujer con lesión medular a consecuencia de la violencia machista y el de una mujer trans con discapacidad visual

La presidenta de la Fundación CERMI Mujeres (FCM), Concha Díaz, aseguró este jueves, ante más de 300 mujeres y niñas con discapacidad, que “no concebimos un mundo de progreso que no cuente con nosotras”, por lo que urgió a acabar con todas las formas de discriminación múltiple que siguen sufriendo las mujeres y niñas con discapacidad.

En estos términos se expresó Concha Díaz durante la inauguración del III Foro Social de Mujeres y Niñas con Discapacidad, que se celebra en el Hotel NH Pamplona Iruña Park, en Pamplona, y que ha sido organizado por la Fundación CERMI Mujeres, junto al Comité de Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra (CERMIN), con el apoyo de las entidades miembro del CERMIN y del CERMI Estatal. El encuentro, que lleva por lema ‘Unidas en la diversidad’, ha contado con la financiación del Gobierno de Navarra, el Ministerio de Sanidad, consumo y bienestar social, Grupo Red eléctrica, Fundación Repsol, el Ayuntamiento de Pamplona y Obra social “La Caixa”.

La presidenta de CERMI Mujeres recordó que el 60% de las personas con discapacidad son mujeres y niñas, pese a lo cual, tienen “más dificultades que la población en general y que los hombres con discapacidad para acceder a derechos fundamentales como el empleo”.

Ante la cercanía del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Concha Díaz apuntó que “tenemos que seguir denunciando que las mujeres con discapacidad estamos más expuestas a las diferentes violencias machistas”.

Además, animó a mantener “este no rotundo a la violencia” durante todo el año, no solo en torno a esta fecha.

Asimismo, exigió acabar con las esterilizaciones forzosas por razón de discapacidad, que sufren sobre todo las adolescentes y mujeres;. “El cuerpo de las mujeres con discapacidad no se toca. Tenemos nuestros derechos sexuales y reproductivos, al igual que el resto de las personas”, advirtió.

Para alcanzar la verdadera igualdad, Concha Díaz hizo un llamamiento para seguir reforzando el empoderamiento de las mujeres y niñas con discapacidad, “porque las decisiones de nuestra vida recaen en nosotras mismas. Nos pensamos nosotras mismas y nadie piensa por nosotras”.

Por su parte, la presidenta de CERMI Navarra, Mariluz Sanz, dio la bienvenida a todas las participantes a Pamplona y mostró su agradecimiento a las personas y entidades que han trabajado para que este foro sea una realidad, así como a las administraciones públicas y a las empresas que han contribuido con financiación.

Además, lamentó la discriminación en muchos ámbitos de la vida que siguen sufriendo las mujeres y niñas con discapacidad, pese a SUPONER el 60% de las personas con discapacidad.

ESPACIO DE ENCUENTRO Y EMPODERAMIENTO

La consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Mª Carmen Maeztu, agradeció que se haya elegido Pamplona para celebrar este foro, “que va ya por su tercera edición, lo que significa que se cumple el objetivo que os fijasteis: ser un espacio de encuentro para las mujeres y niñas con discapacidad, un espacio de empoderamiento que también está abierto a la participación de quienes tenemos responsabilidad en el diseño y ejecución de las políticas públicas”.

La consejera enumeró las principales medidas que se adoptan desde el Gobierno navarro en favor de la inclusión de las personas con discapacidad y repasó las cifras actuales sobre discapacidad en la comunidad autónoma. En concreto, existen en Navarra más de 34.600 personas con discapacidad, de las que 18.800 son hombres y 15.000 son mujeres y niñas. Pese a esta diferencia, a partir de los 65 años, la tendencia se invierte y hay más mujeres que hombres con discapacidad en el territorio foral.

Un menor nivel de acceso a la educación, al empleo y a la cultura; las esterilizaciones forzosas; los abortos coercitivos, y una mayor exposición a la violencia son algunas de las dificultades que siguen sufriendo las mujeres y niñas con discapacidad, según Maeztu, que mostró el compromiso de su Ejecutivo para luchar contra todas las formas de discriminación.

Durante la apertura, moderada por la secretaria general de CERMIN, Pilar Herrero, la representante de Red Eléctrica de España (REE), Pilar Urdiola, declaró que para la compañía “es fundamental trabajar por la inclusión de la discapacidad, incorporando poco a poco a personas con discapacidad en plantilla”.

“Este foro nos va a permitir escuchar a mujeres que sufren discriminación por ser mujer, por tener discapacidad y por otras razones como su orientación sexual o proceder de otros países. Gracias por permitirnos colaborar con esta iniciativa”, añadió.

EN PRIMERA PERSONA

Por otro lado, se celebró la mesa ‘En primera persona. Experiencias de vida de mujeres diversas’, conducida por Mariluz Sanz, y en la que participaron Wafa El Elj, mujer con discapacidad superviviente de violencia de género, y Alicia Ramajo, mujer con discapacidad trans.

Wafa relató cómo su expareja le disparó con un arma, lo que le causó una lesión medular. “En mi vida, la única dependencia que tuve fue él. Después he empezado en la Fundación del Lesionado Medular a adquirir más ganas para hacer cosas sola. Dije que nadie me podía y empecé hacer más visible mi caso porque desgraciadamente salen las que son asesinadas, pero las que quedamos con una gran discapacidad, sea física o psicológica, cuesta mucho salir”, relató. Wafa expuso cómo ha ido avanzando y señaló emocionada que “una es lo que quiere ser, y no sus limitaciones”.

Por su parte, Alicia Ramajo relató su tránsito para el cambio de género y apuntó que “ha tenido mucha suerte” porque ha contado con “un gran apoyo de su familia y su entorno”. “Para mí, el tránsito para ser mujer y el tener discapacidad son dos cuestiones diferentes “, indicó Ramajo, denunciando el “capacitismo que existe en la sociedad. Igual que hace muchos años empezó a hablarse de machismo, tenemos que empezar a hablar de capacitismo, porque hay muchas actitudes que hay que decirlo: también son violencia”.

“La discapacidad no es solo por nuestros cuerpos, que son maravillosos, sino que la discapacidad es social y política por los prejuicios y la falta de apoyos que existen. Claro que nosotras tenemos que poner de nuestra parte, pero nos pasan muchas cosas que no son culpa nuestra”, finalizó.+

Fuente: FCM y CERMIN