• “El confinamiento no sería posible para muchas personas sin el trabajo de profesionales de la asistencia personal, que les siguen apoyando estos días en su actividad diaria”
  • Unas 3.600 personas con discapacidad en Navarra necesitan apoyo para llevar a cabo actividades como desplazarse, asearse, ir al médico o tareas domésticas.

COCEMFE Navarra, federación de asociaciones de personas con discapacidad física y orgánica, destaca la labor de la asistencia personal para garantizar el autocuidado y la autonomía de las personas con discapacidad y/o en situación de dependencia, que necesitan un apoyo para poder llevar a cabo sus proyectos de vida.

“En estas semanas de confinamiento, queremos poner en valor el trabajo de los y las asistentes personales, que continúan brindando apoyo a personas con discapacidad y grandes necesidades de apoyo en su día a día. Gracias a su trabajo, no sólo están garantizando la salud de estas personas, sino que permiten su participación social en igualdad, que en este caso pasa por quedarse en casa siguiendo las recomendaciones sanitarias”, explica Alicia Checa, coordinadora de la Oficina de Vida Independiente gestionada por COCEMFE Navarra

Navarra cuenta con unas 32.000 personas con discapacidad reconocida, de las que 3.640 (un 15%) necesitaría el apoyo de una tercera persona para poder llevar a cabo su vida, según el último Plan de Discapacidad de Navarra. Necesidades como desplazarse por la calle, ir al médico, arreglarse, asearse o tareas domésticas que son realizadas de manera informal por sus familiares o de manera formal por profesionales de la asistencia personal.

En este sentido, “el aislamiento completo en sus domicilios sería imposible sin el trabajo de profesionales de la asistencia personal, que les ofrecen el apoyo necesario para realizar las actividades de la vida diaria y desarrollar su rutina personal”, explica Checa, quien subraya su labor “en estas semanas de crisis, más aún cuando trabajan con un grupo de riesgo”

“Necesidades como levantarse de la cama no entienden de estados de alerta, tienen que desarrollarse con normalidad para continuar con un proyecto de vida. Mientras el resto de personas podemos autogestionarnos, el trabajo de estos profesionales es fundamental para este grupo social”, añade Checa.

Por ello, destaca que la asistencia personal sea uno de los trabajos que las autoridades permiten desarrollar en estas semanas, lo cual “supone incluir esta profesión en los servicios mínimos de un país en tiempos de crisis, todo un reconocimiento a este trabajo”. “Si el impacto de cerrar una empresa es enorme a nivel económico, dejar a un lado la atención a las personas supondría un drama ético y social”, explica Checa, quien apuesta por “legislar de una vez por todas” para “lograr su reconocimiento real y efectivo” de esta profesión.

“La asistencia personal es más que un trabajo de cuidado, es la herramienta humana de apoyo para que una persona con discapacidad y/o en situación de dependencia lleve a cabo su proyecto vital de forma independiente sin necesidad de apoyos familiares e informales. Se trata de poder ser como el resto de la ciudadanía”, explica Checa

En la actualidad, Navarra cuenta con una Oficina de Vida Independiente que, impulsada por el Gobierno de Navarra y gestionada por COCEMFE Navarra, ofrece a personas con discapacidad y/o en situación de dependencia apoyo en la elaboración de un Plan de Vida Independiente, asesoramiento para la prestación de asistencia personal, gestión de una bolsa de empleo de asistencia personal y formación en vida independiente, así como un seguimiento por parte de un equipo multisciplinar en todo aquello que redunde en la vida independiente de estas personas.

“Por ello, más aún en esta situación extraordinaria, es imprescindible la labor de este grupo de profesionales que apoyan a estas personas a llevar a cabo una vida digna e independiente en igualdad de condiciones”, concluye Checa.

Fuente: COCEMFE Navarra.